Hoy Jueves, 19 Noviembre 2020

Scritto il 19/11/2020
da Pedro Guzmán




Nissan Skyline R34









Ezequiel 33:4 RVR60


cualquiera que oyere el sonido de la trompeta y no se apercibiere, y viniendo la espada lo hiriere, su sangre será sobre su cabeza.

El deber de un centinela era de tocar la trompeta si veía peligro acercándose a la ciudad, era su responsabilidad dar aviso para que la ciudad estuviera preparada.

La iglesia del Señor deve ser ese centinela, esa luz, la sal de este mundo perverso para dar aviso que se están acercando rapidamente los juicios justos de Dios.

De que sirve un centinela dormido, una luz escondida o la sal incipida?

Los discipulos pensaban que todavía faltaban 4 meses para la siega... pero el Señor les dijo a la verdad alzen sus ojos y miren, los campos ya están blancos y listos para la siega.

Amigo y hermano estemos atentos y escuchemos la voz de Dios por que el fin de todas las cosas esta cerca.

 

Escrito por el hno. Mario Torres

Turín, Italia